Historia de los patios de Toledo

La historia de los famosos patios de la ciudad española de Toledo se remontan a la época de la ocupación romana de la Península Ibérica. Los romanos, quienes posiblemente lo hayan tomado de la cultura griega, difundieron este tipo de vivienda característico por todo su vasto imperio, incluyendo la provincia de Hispania. Aunque no es exactamente igual que el actual, este tipo de edificación constituye el primer antecedente conocido del característico patio toledano, ya que la actual ciudad de Toledo fue un importante asentamiento romano, y su influencia perdura hasta nuestros días.

Pero el referente más directo del actual patio toledano es, sin duda, la edificación característica del período islámico. Mucho se ha estudiado la gran influencia de la cultura islámica en la historia de la península ibérica después de la caída del Imperio Romano y la Edad Media, y en el caso de Toledo, esta herencia está más que presente. La cultura islámica trajo consigo su rica tradición constructiva, y las típicas casas islámicas, organizadas alrededor de un patio interno, son un testimonio aún vivo de esta tradición. Las construcciones islámicas medievales de Toledo tomaron en cuenta el trazado urbano anterior, de la época romana, pero lo modificaron para aprovechar al máximo el espacio y, además, para aplicar sus técnicas características. Altura, ángulos, y materiales, están cuidadosamente pensados para sacar el mayor provecho del uso del espacio. Al fin y al cabo, el patio era la parte más importante de las edificaciones islámicas de la época.

Poco ha cambiado la organización urbanística de Toledo desde aquel entonces. Los patios de las típicas casas han visto modificaciones de estilo a través de los siglos, en mayor o menor medida conservando o alterando el característico estilo Mudéjar de la Toledo islámica. Hoy en día, los patios se pueden admirar en todo su esplendor, muchos con características claramente Mudéjar, pero también mostrando la rica historia cultura y arquitectónica de los siglos posteriores, desde el Gótico hasta el Barroco español.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *